Tip 3: ¿Qué haces cuando alguno de tus alumnos comete algún error al intervenir o hacer alguna tarea en clase?

¿Qué haces cuando alguno de tus alumnos comete algún error al intervenir o hacer alguna tarea en clase?

  1. No haces ningún comentario y continúas preguntando a otro alumno.
  2. Le dices que esa no es la respuesta y le explicas la respuesta inmediatamente.
  3. Le dices que no es la respuesta y pides a los compañeros que den sus opiniones y al final, ayudas a encontrar la respuesta o conclusión.
  4. Le dices que esa no es la respuesta y tratas de averiguar de dónde vino su error y que él mismo (y los compañeros) reflexione(n) sobre ese error.

Muchos docentes realizan las opciones A y B.

¿Por qué?

Entre otros aspectos, ellos piensan que equivocarse es algo negativo. Asimismo, están convencidos de que su rol es “dar respuestas” a los estudiantes; y adicionalmente, les gusta mostrar todo lo que saben.

Sin embargo, el rol del docente está más relacionado a crear oportunidades de aprendizaje en el aula, en los que los estudiantes puedan “hacer suyo”, aprehender, asimilar algún concepto, tema o procedimiento… Y eso no lo van a lograr escuchando lo que el profesor sabe. Lo van a lograr reflexionando sobre el tema, descubriendo ideas a través de la discusión con sus compañeros y con el profesor, comparando el tema con otros, haciendo alguna tarea independientemente o en grupos, equivocándose y reflexionando sobre su error…

Entonces, el rol del docente está más ligado a las respuestas C y D.

Si es un tema muy nuevo, es indispensable proceder primero con la opción D. El tipo de error brinda gran información sobre lo siguiente:

  • qué parte del tema se está entendiendo de manera errada.
  • el nivel de entendimiento actual de los estudiantes.

Esa información es necesaria para orientar a los estudiantes.

La opción C fomenta el valor del trabajo en equipo, que es fundamental en el aprendizaje.

Enseña a tus estudiantes a valorar (respetar) los errores de sus compañeros y a valorar el trabajo en equipo…

¡Aprovecha los errores de tus alumnos y úsalos para enriquecer el aprendizaje!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *