logo2.JPG (3619 bytes)

ANDENES

English version
Video de la Dra. Kendall sobre sus investigaciones de los andenes del Santuario Histórico de Machu Picchu
(English)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Antecedentes

En el pequeño asentamiento de Huayllabamba (2,870 msnm) se produce aún maíz y quinua, pero Paucarcancha marca el límite del cultivo de maíz a aproximadamente 3,200 msnm. Más arriba, entre Choromayo y Sisaypampa, el cultivo principal es la papa, de la que hay muchas variedades. También se cultivan otros tubérculos nativos, como la oca, el olluco y el añu. Hatunpampa, a una altitud de 3,750 msnm marca el inicio de la puna , zona destinada únicamente al cultivo de variedades especiales de papa con el sistema de barbecho. Por otra parte, en la puna abunda el ichu que crece hasta los 4,300 msnm. El área ofrece pasturas de calidad.En el valle del Urubamba, Quente (la extensión de tierra que da su nombre a la hacienda y que se usa hasta aguas abajo de la confluencia, pero que puede haberse empleado para toda la extensión de la hacienda) está en la mejor posición para controlar un mayor número de zonas ecológicas. Quente marca el límite inferior para el maíz (aunque otras variedades pueden ser adaptadas para su cultivo en altitudes aún menores) y no se encuentra lejos de la zona donde pueden crecer tubérculos tropicales, como la yuca (Manihot esculenta), la uncucha ( Xanthosoma sagittitolium) y la tara (Colocasia esculenta).

También marca el límite superior para el cultivo de nueces y otras frutas tropicales, como el mango y la papaya, y está próxima a plantaciones de coca (Erytroxylon coca). La papa y otros tubérculos encuentran nichos adecuados, que dominan la confluencia (actualmente se cultivan nuevas variedades en el fondo del Valle). Quente es el límite inferior del tarwi (Lupinus mutabilis) y otras especies comestibles (Barnes 1978). El maíz es el cultivo más importante. Las diversas posibilidades que esta área ofrece explican por qué se desarrolló en tiempos Inca.

La vegetación es ahora muy diferente de la que había hasta el siglo XVI (aunque recientemente parecen haber reaparecido algunas especies nativas). Los informantes locales dicen que la vegetación era bastante similar a la de Machu Picchu, y que 70 años atrás, antes de la construcción del ferrocarril, existían muchos más árboles, que en su mayoría fueron usados como combustible para los trenes. Los bosques de eucalipto fueron plantados a mediados del siglo XX para reforestar dos áreas de poca pendiente próximas a la Hacienda Quente.

 

Las zonas agroecológicas

En los Andes los períodos históricos están caracterizados por la habilidad de la civilización para interactuar sobre zonas geográficas de medios contrastantes o extender su influencia sobre ellas. Los Inca reconocieron seis grandes zonas, de las cuales tres están representadas en el valle del Cusichaca : la puna (tierras altas), la suni (tierras cálidas y templadas) y la quechua (tierras bajas calientes).

 

 

El Horizonte Tardío. Resumen de la ocupación Inca

 

La distribución de los sitios muestra que la ocupación Inca clásica del área estuvo fuertemente concentrada en el valle bajo, entre los 2,500 y los 2,800 msnm. La ocupación del Valle medio consisitió en pequeños sitios autónomos, ubicados en las confluencias de los ríos, donde los sistemas principales de comunicación entraban y salían desde el valle del Cusichaca,e ntre 2,800 y 3,400 msnm. Los límites superiores del valle, entre los 3,600m y los 4,400 m estaban dominados por puestos de observación bien ubicados, con alojamientos para viajeros (tal vez relacionados con asuntos estatales). En el valle bajo los sitios consistentes en sólo una o dos estructuras servían para controlar los caminos hacia sitios más grandes, por lo que no son evaluados separadamente. Particularmente, en algunas posiciones del valle medio y alto existen evidencias en la superficie y de excavaciones de algún tipo de continua ocupación pre-Inca durante el Horizonte Tardío, lo que sugiere que a la población local se le permitió continuar explotando la zona.

 

Evaluación

Sobre la base del análisis de los patrones de asentamiento, parece haber tres razones para que durante el Período Intermedio Tardío la distribución de los sitios se concentrara en las cumbres y en la parte media del valle.

  1. Encuadrar las zonas de maíz y papa en el sistema agroecológico vertical.
  2. Construir y resguardar los sistemas de canales que proveían de agua a los establecimientos y para el riego.
  3. Asegurar la presencia de la población en zonas bien definidas, con excelente comunicación visual entre ellas.

 

Posteriormente, durante el Horizonte Tardío, los Inca fueron capaces de concentrar a su población en el valle bajo, cumpliendo estos requerimientos por medios diferentes :

 

a.- .La fuerza y grado de su dominio militar y político les permitió ofrecer seguridad externa a la población.

b.- La eficacia y distribución de una gran variedad de instalaciones administrativas para impedir la interrupción de las comunicaciones y asegurar las redes de distribución sobre un área mucho mayor, pudo inducir un ingreso de las poblaciones locales que, al mismo tiempo, continuaban explotando sus tierras tradicionales en las zonas más altas.

 

Las prioridades de los Inca fueron las siguientes:

  1. Dar seguridad al área.
  2. Incrementar la producción de maíz para sostener los tres pilares del imperialismo Inca : élite y/o gobierno, ejército y jerarquía religiosa.

Los requerimientos de los ocupantes eran similares a los de la población nativa, a lo que se añadía la voluntad de concentrar su producción- de maíz- en la región baja del valle. De lo que se desprende que habrían ubicado a su población cerca de las mejores chacras de maíz, a lo largo de una ruta civil que permitía una fácil comunicación con el Cusco. Por consiguiente, el patrón de distribución del sitio cambió dramáticamente, sin alteración del valle ni de sus posibilidades ambientales. Este cambio fue posible debido a la fuerza, eficiencia y organización de los Inca.

 

Conclusiones

El estudio de los sistemas de canales y andenes muestra que, tanto los Inca como los Pre-Inca de la región fueron maestros en ingeniería de estos sistemas construidos durante el Periodo Intermedio Tardío, fueron rehabilitados y consolidados en época Pre-hispánica.

En los Andes todos los sistemas agrícolas, incluyendo los campos de pendiente alta, ofrecen soluciones apropiadas para la conservación de los suelos, tanto hoy como en el pasado. Cuando sean restaurados para su uso total, podrán servir como una base ideal para una agricultura sostenida.

 

 

 

flechad2b.jpg (501 bytes)   Home Reproducido con expresa autorización de la Dra. Ann Kendall de su libro "Proyecto Arqueológico Cusichaca, Cusco" Siguiente flechad2.gif (236 bytes)