Lima Perú -


Gaceta Molinera
Universidad Nacional Agraria La Molina
CONSEJO EDITORIAL:
Rectorado:
Dr. Enrique Ricardo Flores Mariazza
Oficina de Relaciones Públicas:
Lic. Janet Mori Pizzino
Oficina de Servicios Informáticos:
Yolanda Cóndor Mori

EDICIÓN GENERAL:
Elsa J. Huertas Aponte
COORDINACIÓN:
Yolanda Cóndor Mori

REDACCIÓN:
Hernán Toribio Chahua
Vania Donayre Marañón
Erick Rodríguez Mascco

DISEÑO:
María Estela Chacón
Eleanna Chuquillanqui

 

DRONES Y SATÉLITES
Tecnología para el monitoreo del recurso hídrico

(2020, enero 8). - El evento académico fue presidido por la directora de Gestión de Investigación, Dra. Lía Ramos Fernández, quien agradeció al molinero, PhD. Alfonso Torres, por compartir su trayectoria científica en drones y satélites. En la imagen los observamos a ambos acompañados del decano de la Facultad de Ingeniería Agrícola, Dr. Abel Mejía.

[Ver Album]

El experto, Alfonso Torre Rua, egresado de la Unalm, disertó sobre la problemática del cambio climático y cómo la tecnología puede ayudar en realizar estudios que lo afronten. «Gracias a los satélites y drones se hace monitoreo de la vegetación de los bosques, de áreas naturales, la agricultura, la cantidad de lluvia (diario, semanal y mensual), cantidad de nieve, reservas de agua en las cuencas, cambios en la tierra, área agrícola que ahora es urbana y estudiar la evapotranspiración potencial (cantidad máxima que un cultivo y el suelo pueden transpirar y evaporar a la atmosfera), entre otros», manifestó Torre durante su exposición.

Señaló que vivimos en épocas de variaciones que son causadas por el cambio climático, el crecimiento de la población, la necesidad de producir alimentos; por ello se requiere profesionales en recursos hídricos, como agrícolas, meteorólogos, forestales y expertos en ciencias del suelo. «El agua es elemental y es utilizada en la agricultura, en la provisión para las ciudades, en las áreas ecológicas, entre otros usos», sostuvo Torre.

Según el experto, los profesionales de la agricultura buscan un equilibrio entre el agua, suelo, cultivos y la atmosfera. «Desarrollamos los conceptos de balance hídrico: mantener la planta libre de estrés, que maximice la producción y nos lleve al tema de sostenibilidad. El cambio climático varia todo lo mencionado, ya que las temperaturas aumentan, las lluvias cambian (duración y periodos), tenemos que adaptarnos a ellos basados en nuestro continuo aprendizaje», señaló.

Además, argumenta que el cambio climático trae como consecuencias las sequías en el mundo, la falta de recursos para producir alimentos y el acceso al agua; las cuales provocan migraciones en pueblos a nivel mundial. «En todo el planeta se ve una disminución de lluvia, los precios de los alimentos se incrementan. Además, aumentan las plagas y enfermedades tropicales, estos virus e insectos se movilizan a las zonas que antes eran frías», refirió.

 

Herencia de tecnología

 

«Las nuevas generaciones enfrentarán las consecuencias de este problema, pero no estarán solas, le dejamos herramientas, avances de tecnología inteligente en drones, sensores, riegos, tractores y computación en la nube», destacó el doctor Torre. Enfatizó que, gracias a los satélites, se deja un monitoreo de 20 años, modelos muy avanzados para la resolución de problemas de recursos hídricos.

En el caso de los drones, el especialista señaló que es una tecnología nueva, sin embargo, avanza a pasos adelantados y se entiende cómo usar la información. En cuanto a los sensores inteligentes, informó que estos permiten la conexión a todo y se puede aplicar a la agricultura. «Muchos de ellos están ubicados detrás de los tractores, los cuales se mueven en el campo de cultivo y van tomando decisiones, analizan la planta para aplicar la dosis adecuada de fertilizantes, herbicidas o reconocer si la planta está en una zona adecuada», indicó.

Para irrigación inteligente, mencionó que ahora se puede controlar el aspersor y dé un caudal diferente en las parcelas, optimizando más la eficiencia. Asimismo, la aparición de autos que se manejan solos, que pueden ser tractores sin personal y totalmente conectados.

«La aplicación de satélites y drones, no mide la cantidad de agua o la biomasa, está midiendo fotones, que a través de estudios de campos lo vamos relacionando y respondiendo a las variaciones en las condiciones de los cultivos, agua, estrés hídrico, entre otros», informó Torre.

 

Hernán Toribio Chahua



 


 

  Derechos Reservados Universidad Nacional Agraria La Molina
Para sus comentarios, escriba al Editor

Esta web está en permanente actualización